Zamba Puta: cantar, amar, en un tiempo / by Sergio Díaz De Rojas

Por Roberto Espinoza

Vigorosa y llena de coraje, así vuelve La Lá con Zamba Puta. Su nuevo lanzamiento llega luego del celebrado debut con Rosa, disco que despertó comparaciones con Chabuca Granda y que algunos se encargaron de catalogar como la nueva canción criolla. Más allá de todo, estos años han servido para que Giovanna Nuñez acumule madurez, sonidos renovados y nuevas poesías; aquellas que hablan sobre ser mujer y, desde el título, advierten sobre un hecho manifiesto: la violencia de género. Son veinticuatro minutos agridulces, de melodías reconocibles intercaladas con escenarios más bien crudos. La Lá se ha propuesto revitalizar su música a través de un compromiso lírico con la realidad. Es un canto de protesta, pero también de celebración. 

Bajo la producción de Juanito el Cantor, Giovanna se ha decantado por el jazz y la música brasileña. Siguiendo la línea establecida por Rosa, el estilo es propiamente latinoamericano, sin escapar a las influencias de occidente. Así aparecen también temas en portugués y en inglés, quizá afirmando un deseo de salirse de las casillas que proponen los géneros. No existe ni un asomo de ceñirse a un set de sonidos.

Las letras son evocativas, de diversas connotaciones; espontaneas, despojadas de toda interpretación lineal, hechas para atacar frase por frase. “El mundo me vale nada, todo lo que quiero es mirar tu luz danzarina.”, canta en Bebés, el tema que abre el disco; un relato materno de sacrificio y entrega, de anhelos adolescentes convertidos en gratitud adulta: a los 24 años, estudiando filosofía, Giovanna tiene a su primer hijo. Trece años después, parece reflexionar sobre esa faceta de su vida. Por otro lado canciones como Primor o Caramelo exploran, más bien, la cruda naturaleza del matrimonio, el amor romántico y el abuso doméstico. Los planteamientos de La Lá refieren a la dignidad y al respeto mutuo. ¿En qué punto el enamoramiento se convierte en una obsesión? ¿Por qué hemos naturalizado la violencia?

"Y si aderezo mal / Y él se pone a vomitar / Preferible ir a dormir / Para nunca despertar / Y así no ver el final / Porque sin él no soy nada."

— Primor

Zamba Puta es también una ventana abierta hacia la liberación, altamente sugestiva, de una serie de roles e imposiciones. Mucho se deja a la imaginación y se esconde entre la ironía, los juegos de palabras y el humor de La Lá. El resultado es una mezcla de emociones contrarias. Sudor y sangre. Sonrisas y tormentos. Por ahora, tomémoslo como una invitación para seguir descubriendo su mundo poco a poco. 

Pueden descargar y escuchar Zamba Puta en Spotify y Bandcamp.