Celebrando 15 Años de Talitres Records / by Sergio Díaz De Rojas

Por Camila Craig

La noche del Jueves 10 de Noviembre se celebró el quinceavo cumpleaños del sello discográfico francés Talitres Records. La festividad se llevó acabo en el distrito 20, al Este de la ciudad, en una pequeña sala de conciertos llamada La Maroquinerie de París. Ubicado en 23 Rue Boyer, a simple vista, este local suele pasar desapercibido. Una vez adentro, uno puede pasar al patio-cafetería por una bebida, o bajar las escaleras hacia la sala de eventos. En este último, se puede encontrar un pequeño bar de cerveza, una mesa con mercancías que varían dependiendo del evento, y finalmente, un pequeño escenario seguido de un anfiteatro minúsculo y acogedor. En este recinto oculto tocaron tres de los artistas más icónicos que Talitres ha producido en los últimos años, y que con una mezcla de géneros musicales hicieron cantar y bailar a los parisinos.


Will Samson

Este cantautor Británico es la combinación perfecta entre música experimental, electrónica, y buenos acústicos. Suele utilizar diferentes métodos de grabación, como máquinas de cassettes y equipamiento análogo. Su estilo se puede describir como la versión masculina de Daughter, pero con un toque más ambiental. Ha colaborado con diferentes artistas y producido música para películas cortas o independientes. Desde el momento en el que sube al escenario, su timidez aflora como los efectos del sintetizador que lo acompaña. Confiesa que, a pesar de su largo y cansado tour por Europa, está halagado de encontrarse en París con otros grandes artistas, y no duda deleitar al público con su voz limpia y apaciguadora, y sus nuevas canciones. Su último album, Ground Luminosity, representa una evolución tremenda en el estilo musical del artista, ya que incorpora diferentes estilos de electrónica y beats poco antes vistos en sus trabajos. En esta ocasión, Samson sorprendió al público una vez más con sus místicas canciones, que llevan al espectador en un viaje mental.

Flotation Toy Warning

Su presentación comienza como cual maestro de ceremonias dirige una orquesta. Flotation Toy Warning ofrece una experiencia alternativa de experiencias sonoras, donde uno nunca sabe lo que está pasando. Como los describe Talitres y la producción musical: “Crearon un sonido único, conectando cables que no deberían ser conectados, y cantando encima de ello hasta que algo interesante pasara.” La banda utiliza instrumentos de folk clásico, teclados y efectos que te harán sentir fuera de este planeta. Su último álbum "Bluffers Guide To The Flight Deck", que salió hace doce años, personifica la extraña esencia de la banda, y será vendida en formato vinilo para quienes deseen tener la experiencia completa. Se podría decir que esta agrupación intenta revolucionar el sonido Londinense, y explorar los límites de la experimentación. Con una energía vital y un francés muy acentuado, el líder de la banda se dirige al público, exclamando su agradecimiento a Talitres y las otras agrupaciones por compartir el escenario con ellos.

Motorama

La agrupación que todos estaban esperando no es nada menos que los emblemáticos revolucionarios del post-punk Ruso: Motorama. Su música gana inspiración en diarios de viajes, poesía, paisajes, y las ganas de salir a conocer el mundo. Su estilo es una mezcla entre el nuevo cold-wave de Manchester y riffs hipnóticos, sacados del indie clásico. Su último disco, “Dialogues”, abre las puertas a un nuevo sonido, ya que trata de incorporar un romanticismo melódico nunca antes visto. La voz del cantante Vladislav Parshin es fría como el invierno Ruso, pero llena de vitalidad como sus presentaciones. Se le podría comparar a un Ian Curtis moderno, pero con más compostura y timidez que su predecesor. Jacob Graham, integrante de The Drums, admite ser fanático de su música, y le sorprende que no hayan tenido más atención. Parte de la magia de Motorama, es que la música absorbe a sus mismos integrantes al momento de tocar. Hipnotizando a la multitud, se dejan llevar por sus propios acordar y sonidos evocadores. Parshin no habla, no sonríe, no mira a nadie a los ojos, pero murmura las gracias hacia la alocada multitud de vez en cuando. Motorama representa la resurrección del post-punk Europeo y la permanencia de la autenticidad musical sobre todas las cosas.